• 8 de junio | Colegio Williams de Cuernavaca

    Las dificultades y los obstáculos son parte de la vida. Afortunadamente, aprender a lidiar con este tipo de situaciones desde la infancia, le da a un niño las herramientas necesarias para desenvolverse mejor en su vida adulta.

    El hecho de que un niño se enfrente a sus problemas es algo positivo, ya que cada vez que logra resolver un conflicto, está estimulando su curiosidad y avanzando hacia una evolución personal. De acuerdo con un estudio sobre la resolución de conflictos durante la infancia, de la Universidad del País Vasco, en España, los problemas son parte de vivir en sociedad y siempre pueden solucionarse de forma constructiva.  

    >>> También te va a interesar: 3 técnicas para enfocar de forma positiva las emociones de un niño <<< 

    3 prácticas con las que ayudarás a tu hijo a resolver problemas

    1. Aprender a tolerar la frustración

    El autocontrol y la tolerancia a la frustración ayudan a un niño a adaptarse mejor a los cambios y a resolver los conflictos que se le pudieran presentar. Cuando tu hijo logra ser tolerante ante situaciones que pudieran sacarlo de contexto, al mismo tiempo está construyendo su capacidad para enfrentarse a los problemas de una manera consciente y centrada.

    Aprender-a-tolerar-la-frustracion

    2. Permítele expresar sus emociones

    Cuando un niño es capaz de verbalizar sus emociones, también tiene la capacidad de hacer frente a sus problemas. Esto se debe a que, el enojo tiene un origen y, al hablar de él, se pueden encontrar y analizar las causas.

    Permitele-expresar-sus-emociones

    3. Fomenta el diálogo

    Enseñar a tu hijo a analizar cada situación problemática, a través del diálogo, le permitirá evitar la agresividad y concentrarse en el problema central. Hablar de las cosas que le incomodan o le afectan, le permite resolverlas con mayor claridad y sin seguir generando enojo o frustración.

    Fomenta-el-dialogo

    ¿Qué es la inteligencia emocional y cómo ayuda a los niños a resolver conflictos?

    La inteligencia emocional es una herramienta que le permite a las personas desarrollar su habilidad para resolver problemas. De acuerdo con expertos en comportamiento y desarrollo infantil, la inteligencia emocional se debe fomentar desde una edad temprana para que, tanto en la adolescencia como en la adultez, la persona pueda ser capaz de afrontar con entereza los conflictos que se presenten en su día a día.

    El desarrollo de la inteligencia emocional se da, por lo general, a partir de los tres años de edad, después de que el niño aprende a definir de dónde vienen sus emociones y sentimientos y comienza a controlarlos.

    >>> También te va a interesar: La importancia de aprender idiomas desde Preescolar <<<

    En el Colegio Williams de Cuernavaca, destacamos como el mejor Kínder en Cuernavaca porque enseñamos diferentes técnicas para enfocar las emociones de nuestros pequeños de forma positiva. Además, desde pequeños, nuestros alumnos aprenden sobre sí mismos, entienden sus sentimientos y cómo expresarlos. Conoce más sobre nuestro Kínder aquí. 

    Conoce más de Preescolar