• 20 de enero | Colegio Williams de Cuernavaca

    La adolescencia es una de las etapas de la vida más emocionantes, pero también es una de las más complejas, ya que suele ser cuando tus hijos refuerzan su autoestima y comienzan a buscar su identidad poniendo en práctica los valores aprendidos durante su infancia.

    De acuerdo con un artículo publicado por el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), esto se debe a que, al inicio de la adolescencia, los jóvenes empiezan a asumir nuevas responsabilidades que los llevan a experimentar una sensación de independencia que potencialmente los podrá convertir en adultos íntegros. Para conseguirlo, tú puedes ayudar a tu hijo creando un entorno que lo haga sentirse amado y valorado.

    De acuerdo con el libro “El niño feliz” de Dorothy Corkille Briggs, la autoestima se forma a una edad temprana, desde que un niño comienza a ser curioso. Según la autora, en ese momento tu comportamiento debe demostrarle que su curiosidad es importante y que tú estás ahí para ayudarlo a experimentar y comprender lo que pasa a su alrededor.

    ¿Qué es la autoestima?

    Corkille define autoestima como “lo que cada persona siente por sí misma, un juicio general sobre su ser y la medida en la que le agrada su propia persona en particular”. La autora asegura que cuando una persona esta consciente de su propio valor es cuando comienza a alegrarse por ser quien es y a sentir respeto por sí mismo, el cual se basa en dos convicciones: “soy digno de que me amen” y “soy valioso”. Pero ¿cómo puedes ayudar a tus hijos a que siempre tengan esta sensación?

    5 acciones con las que fortalecerás la autoestima de tus hijos

    De acuerdo con la Organización de las Naciones Unidas (ONU), ahora mismo el mundo cuenta con la población juvenil más alta de la historia de la humanidad con cerca de 1,800 millones de jóvenes de entre 10 y 24 años; por lo cual, los adolescentes son un pilar muy importante en nuestra sociedad y su educación es una gran responsabilidad. Si tú tienes uno o más de uno en casa, esto es lo que debes poner en práctica para que continúe su desarrollo siendo consciente de todo su valor.

    1. Mantente siempre pendiente de cómo se expresa sobre sí mismo.

         Los sentimientos de un joven hacia su propia persona afectan la forma en la que vive su vida. Si tu hijo es consciente de lo que vale y se acepta a sí mismo, tomará mejores decisiones, se relacionará mejor, se cuidará y disfrutará más de la vida.

      mantente-pendiente-de-como-se-expresa-sobre-si-mismo

    2. Hazle saber en todo momento lo valioso que es.

         ¿Sabías que una autoestima elevada se funda en la creencia? ¡Así es! Si tu hijo crece sabiendo que cuenta con todo el amor y el reconocimiento de sus padres, tendrá una autoestima sana. Demuéstrale tu amor en todo momento y hazle saber lo importante que es para ti y para quienes lo rodean.

      hazle-saber-lo-valioso-que-es

    3. Recuérdale la importancia que tiene su sola existencia.

         Como menciona Dorothy Corkille, “cada ser humano es digno, único, irrepetible y profundamente valioso”, por lo que tu hijo, por el mero hecho de existir, ya es importante. Es esencial que, a pesar de los errores que pudiera cometer, esté consciente de su valor.

      recuerdale-la-importancia-que-tiene-su-existencia

    4. Ayúdalo a descubrir sus habilidades.

         Los niños y los jóvenes necesitan saber que tienen algo que pueden ofrecerle a los demás. Ser buenos en un deporte, en alguna materia o cumpliendo con sus responsabilidades en casa, los hace ser conscientes de lo valiosos que son.

      ayudalo-a-descubrir-sus-habilidades

    5. Incúlcale el amor y el respeto hacia los demás.

         Además de hacerlo sentir cómodo con él mismo, háblale de la importancia de hacerle sentir lo mismo a los demás. De acuerdo con la filósofa mexicana, Emma Godoy, el ser egoístas podría causarles infelicidad, por lo que, además de quererse y valorarse a sí mismos, deben mostrar empatía y respeto por los demás.

      inculcale-amor-y-respeto-hacia-los-demas

    Si te interesó este artículo quizás desees leer el siguiente:
    >>> Disciplina positiva y saludable para tus hijos, ¿cómo lograrlo?<<<